La fascitis plantar es una afección común que causa dolor en la planta del pie. En este artículo, te presentamos diferentes alternativas de tratamiento de la fascitis plantar que pueden ayudar a aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida.

Afortunadamente, existen diferentes alternativas para tratar la fascitis plantar y aliviar el dolor. En este artículo, te presentamos algunas de las más efectivas y recomendadas por nuestros especialistas en la materia.

Si sufres de esta afección, es importante que consultes a un especialista para determinar cuál es la mejor opción para ti. Ya sea mediante tratamientos médicos o naturales, lo importante es que te enfoques en cuidar tu pie y buscar la forma de reducir el dolor y mejorar tu calidad de vida.

Por lo general, el tratamiento de la fascitis plantar incluye una combinación de diferentes métodos, tales como ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, cambios en el estilo de vida y calzado, medicamentos, plantillas y fisioterapia invasiva para los casos más difíciles o en los que la terapia convencional no funciona.

A continuación, te presentamos algunas de las alternativas más efectivas para el tratamiento de la fascitis plantar:

Ejercicios para la fascitis plantar

Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son una de las opciones más efectivas para tratar la fascitis plantar cuando el dolor es leve a moderado.

Estos ejercicios se enfocan en fortalecer los músculos y tendones del pie y estirar la fascia plantar. Algunos ejercicios que pueden ayudarte a aliviar el dolor de la fascitis plantar incluyen estiramientos de la pantorrilla (gemelos), rodillas y pies, así como el uso de una pelota de tenis o botella con hielo para masajear el área afectada.

Elongación de la fascia plantar

Elongación de la fascia plantar con un a toalla
  1. Comienza sentado en el suelo con las piernas extendidas frente a ti.
  2. Toma una toalla o una banda elástica y colócala alrededor de la bola del pie.
  3. Sostén los extremos de la toalla o banda elástica con ambas manos y lentamente tira de ella hacia ti hasta sentir un estiramiento en la parte inferior del pie.
  4. Mantén la posición durante 15-30 segundos y luego relaja.
  5. Repite el ejercicio de 2 a 4 veces más.

Es importante tener en cuenta que el estiramiento no debe ser doloroso, por lo que es recomendable no forzar demasiado. Realizar este ejercicio de forma regular puede ayudar a aliviar el dolor de la fascitis plantar y mejorar la flexibilidad de la fascia.

Masaje de la fascia plantar con hielo

Masaje de la fascia plantar con una botella con hielo
  1. Consigue una botella de agua de plástico y llénala con agua antes de ponerla en el congelador.
  2. Una vez que la botella de agua esté congelada, saca la botella del congelador y colócala en el suelo.
  3. Siéntate en una silla o en el suelo y coloca la botella debajo de la planta del pie afectado por la fascitis plantar.
  4. Rueda la botella hacia adelante y hacia atrás, aplicando presión sobre la fascia plantar.
  5. Realiza el masaje durante 5-10 minutos.
  6. Repite el ejercicio varias veces al día para aliviar el dolor y la inflamación.

Es importante tener en cuenta que el automasaje con una botella de agua congelada puede ser útil para reducir la inflamación y el dolor de la fascitis plantar, pero no es una solución permanente. Debe ser complementado con el ejercicio anterior.

Ejercicio excéntrico del tríceps sural aliviar la fascitis plantar

Ejercicio excéntrico del tríceps sural
  1. Comienza parado en un escalón o una plataforma elevada con los talones colgando del borde.
  2. Asegúrate de tener algo cerca para sostener tu equilibrio, como una barandilla o una pared.
  3. Levanta lentamente tu cuerpo sobre los dedos de los pies, contrayendo los músculos de la pantorrilla. Mantén esta posición durante unos segundos.
  4. Luego, lentamente baja los talones hacia abajo de manera controlada y mantén la posición durante 5 segundos más.
  5. Repite el movimiento, subiendo sobre los dedos de los pies y luego bajando los talones de manera controlada durante 3 series de 12 repeticiones cada una.

Este ejercicio excéntrico del tríceps sural puede ayudar a fortalecer los músculos de la pantorrilla, lo que a su vez puede ayudar a reducir la tensión en la fascia plantar y aliviar el dolor de la fascitis. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este ejercicio debe ser realizado con precaución y no realizarlo si el dolor aumenta.

Cambio de hábitos para aliviar la fascitis plantar

Si bien la causa exacta de esta afección puede ser difícil de determinar, hay algunos factores de riesgo que pueden contribuir a su aparición, como cambios en el estilo de vida, el uso de calzado inadecuado y la realización de actividades físicas intensas o de baja intensidad y alta duración.

Es importante tener en cuenta que la fascitis plantar puede comenzar después de un evento específico, como una lesión o un aumento repentino en la actividad física. Sin embargo, también puede desarrollarse gradualmente a lo largo del tiempo como resultado de cambios en nuestros hábitos diarios.

En este sentido, es fundamental conocer algunos hábitos que pueden ayudarnos a aliviar el dolor de la fascitis plantar. A continuación, te presentamos algunos consejos para realizar cambios en tu estilo de vida que pueden reducir la incidencia del dolor y mejorar la calidad de vida.

Controla tu peso

El exceso de peso puede aumentar la presión en la planta de tus pies, lo que puede contribuir al desarrollo de la fascitis plantar. Mantener un peso saludable puede ayudar a reducir la presión en tus pies y prevenir o reducir el dolor de la fascitis plantar.

Ten en cuenta que los cambios bruscos de peso, tanto para adelgazar como para engordar, también pueden ser desfavorables para tus pies. Trata de mantener un peso estable y saludable a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular.

Descanza adecuadamente

Es importante permitir que la fascia plantar se recupere del estrés diario y las actividades físicas intensas. Una buena noche de sueño puede ayudar a reducir la inflamación y el dolor en la zona afectada. También es recomendable evitar estar de pie o caminar durante largos períodos de tiempo.

Las actividades de larga duración como estar de pie o caminar largos trayectos puede ser más perjudicial que actividades intensas y de corta duración.

Revisa tu calzado

Muchas personas describen dolor de la fascia plantar tras cambiar su calzado. También es más frecuente el dolor de la fascia en personas que usan calzado de seguridad o botas pesadas como es el caso de trabajadores de la construcción, policias y guardas de seguridad.

Si el dolor comenzó algunas semanas después de un cambio del calzado, es muy probable que esta sea la causa, lo que se soluciona volviendo al calzado anterior o uno similar.

Incluye pausas activas

A veces, la fascitis plantar puede empeorar debido a la sobrecarga repetitiva de la fascia, que puede ocurrir al estar de pie o caminar por largos períodos de tiempo sin descansar. Una forma de reducir esta sobrecarga es incluir pausas activas a lo largo del día.

Incluso si tienes un trabajo sedentario, es posible encontrar oportunidades para incluir pausas activas.

Levántate y estírate cada hora, camina hasta la impresora o el baño, o haz algunos ejercicios de estiramiento en tu escritorio. Estas pequeñas acciones pueden ayudar a reducir la tensión y la sobrecarga en la fascia plantar, lo que puede prevenir la aparición del dolor.

Recuerda que puedes aprovechar cualquier momento del día, incluido el trabajo, para realizar los ejercicios que te sugerimos anteriormente. Ya sea que estés sentado en tu escritorio, esperando en la fila del supermercado o viendo televisión en casa, siempre hay oportunidades para incorporar movimientos de estiramiento y de fortalecimiento a lo largo del día y el trabajo.

Tratamiento médico y de fisioterapia

Es importante mencionar que, aunque los cambios en el estilo de vida y los ejercicios pueden ser de gran ayuda para tratar la fascitis plantar, en algunos casos es necesaria la intervención médica y kinésica para aliviar el dolor y la inflamación en el pie.

Elecectrolsis Percutánea Terapéutica Ecoguiada EPTE®

Electrolisis para la fascitis plantar

La electrolisis guiada con ecografía es un procedimiento de fisioterapia que realizan los kinesiólogos o fisioterapeutas con formación especializada en fisioterapia invasiva. Se utiliza para tratar la fascitis plantar y otras lesiones de tejidos blandos.

Consiste en insertar una pequeña aguja en la fascia plantar y aplicar una corriente eléctrica a través de ella. La corriente eléctrica especial ayuda a romper y descomponer los tejidos dañados que causan el dolor y la inflamación en la fascia plantar.

La ecografía se utiliza para guiar la aguja y asegurarse de que se inserte en el lugar correcto.

Este procedimiento puede causar un poco de dolor y molestias, pero los pacientes suelen sentir una mejoría inmediata del dolor o después de unos pocos días.

Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Medicamentos como el ketoprofeno o similares pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor en el pie.

Cremas con medicamentos antiinflamatorios también pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor en la fascia plantar. Para ello existen cremas con diclofenaco o ibuprofeno en el mercado.

Terapia con ondas de choque

Este tratamiento implica la aplicación de ondas de sonido de alta energía en el área afectada. pero es considerada como una alternativa menos invasiva y efectiva en comparación con la electrolisis guiada por ecografía.

La terapia de ondas de choque es una opción de tratamiento que puede ser útil en el manejo de la fascitis plantar, Mientras que la terapia de ondas de choque se enfoca en la estimulación de la curación natural del cuerpo, la electrolisis guiada por ecografía es un procedimiento más directo y específico.

La electrolisis guiada por ecografía EPTE® se considera una opción de tratamiento más importante para aquellos con fascitis plantar crónica o resistente a otros tratamientos.

Inyecciones de corticosteroides:

Se pueden administrar inyecciones de corticosteroides directamente en el área afectada para reducir la inflamación y el dolor. Sin embargo, existen alternativas más seguras y efectivas para disminuir el dolor, por lo cual en general esta opción se desaconseja.

Terapia física o kinesiterapia

Un kinesiólogo o fisioterapeuta puede ayudar a crear un programa de ejercicios y elongaciones para aliviar el dolor y mejorar la flexibilidad y la fuerza en el pie afectado.

También puede ayudar a encontrar las causas de la fascitis, como una debilidad muscular e inestabilidad del tobillo.

El fisioterapeuta también puede prescribir plantillas, las que pueden ayudar cuando estas están indicadas.

Kinesiólogos con formación de especialidad en fisioterapia invasiva pueden aplicar electrolisis guiada por ecografía EPTE®, neuromodulación percutánea y fisioterapia convencional.

La fisioterapia convecncional incluye la aplicación de TENS y Ultrasonidos los que están indicados por sí solos o de forma coadyudante y complementaria a la fisioterapia invasiva.

Plantillas Ortopédicas

Las plantillas ortopédicas son una herramienta comúnmente utilizada en el tratamiento de la fascitis plantar.

Las plantillas pueden ayudar a disminuir la presión y el impacto en la fascia plantar al proporcionar soporte adicional al arco del pie y al distribuir el peso de manera más uniforme.

Las plantillas pueden ayudar a corregir problemas de pisada o desalineación del pie, que a menudo contribuyen a la fascitis plantar. Al utilizar plantillas ortopédicas, se puede reducir la tensión en la fascia plantar y permitir que se recupere más rápidamente.

Es importante hablar con un especialista en ortopedia para que pueda evaluar las necesidades específicas de cada persona y recomendar las plantillas adecuadas.

Cirugía

La cirugía generalmente se considera como último recurso, pero puede ser necesaria en casos muy graves y resistentes al tratamiento.

Conclusión

Si sufres de dolor de fascitis plantar, es importante que busques la ayuda de un especialista para determinar cuál es la mejor opción de tratamiento para ti.

En este sentido, Kineavanzada es un centro certificado por EPTE® en la ciudad de Concepción, Chile, que cuenta con especialistas altamente capacitados en el tratamiento de la fascitis plantar y otras lesiones de tejidos blandos.

En Kineavanzada, puedes encontrar una combinación de diferentes métodos para tratar la fascitis plantar, como ejercicios de estiramiento, fortalecimiento, plantillas personalizadas, fisioterapia convencional y fisioterapia invasiva.

No dejes que el dolor de la fascitis plantar afecte tu calidad de vida, agenda una hora en Kineavanzada y comienza tu camino hacia la recuperación.


Permanezcamos en contacto

Conoce el Método Kineavanzada