La fisioterapia ha recorrido un largo camino desde sus raíces históricas hasta su actualidad incluyendo el desarrollo de la fisiotearpia invasiva. La utilización de agentes físicos y terapias manuales ha sido la piedra angular de la profesión desde tiempos inmemoriales, pero en los últimos años, la fisioterapia ha evolucionado considerablemente y los fisioterapeutas han ampliado su papel y responsabilidades en respuesta a las necesidades de los pacientes y la población.

El desarrollo profesional continuo se ha convertido en una necesidad para garantizar una atención de calidad y seguridad del paciente. Los fisioterapeutas deben buscar nuevas e innovadoras formas de trabajar de manera eficiente y efectiva.

Fisioterapia

La definición más reciente de la Confederación Mundial de Fisioterapia destaca que la fisioterapia es la provisión de servicios para desarrollar, mantener y restaurar el movimiento y la habilidad funcional. Esta definición es el resultado de un consenso mundial entre las diferentes asociaciones y colegios profesionales de fisioterapia y ha sido adoptada por la mayoría de los países del mundo.

El movimiento funcional es fundamental para la salud siendo la fisioterapia invasiva una técnica que ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de las alteraciones neuromusculoesqueléticas.

Fisioterapia Invasiva

Las técnicas de fisioterapia invasiva son intervenciones que utilizan una aguja maciza o hueca para diagnosticar, tratar el dolor de origen neuromusculoesquelético y reparar lesiones, mejorando el movimiento y la función.

Ejemplos de estas técnicas son:

  • Punción seca
  • Electrólisis percutánea terapéutica musculoesquelética ecoguiada
  • Infiltraciones

En las técnicas de fisioterapia invasiva, la aguja se convierte en un elemento activo del movimiento provocado por el fisioterapeuta en el tejido blando. Esta técnica puede ser aislada, combinada con otro agente físico (electroestimulación) o junto con fármacos. Los fisioterapeutas que realizan técnicas invasivas basan su intervención en el razonamiento clínico y la evidencia científica.

Cada vez hay más investigaciones que sugieren que las técnicas invasivas son eficaces en el tratamiento de las alteraciones neuromusculoesqueléticas. Es esencial que se amplíe la base de conocimientos sobre la eficacia de estas intervenciones para que los fisioterapeutas puedan proporcionar una atención de calidad a sus pacientes.

En resumen, la fisioterapia invasiva es una técnica eficaz y segura que se utiliza para tratar las alteraciones neuromusculoesqueléticas. Los fisioterapeutas que realizan técnicas invasivas están altamente capacitados para proporcionar una atención de calidad y basan su intervención en el razonamiento clínico y la evidencia científica. La fisioterapia ha evolucionado enormemente y es importante que los fisioterapeutas sigan aprendiendo y actualizando sus habilidades para garantizar una atención de calidad y segura para sus pacientes.